00001) El Sordomudo

Tenía yo cerca de 5 años de edad. Mis padres habían conseguido un pequeño cuartito en un conventillo (*) sórdido, oloroso a basura, comida, cigarros y otros vicios. Eran dos hileras de feos cuartuchos entre los cuales había un patio lleno de macetas con toda clase de plantas. A veces, mientras mi madre hacía sus cosas, yo me asomaba por la puerta y justamente enfrente se ponía, también en su puerta, un sujeto con una cara horrible enmarcada con dos oscuros y tenebrosos ojos negros que me miraban fijamente. Su mirada me recorría de arribabajo, exhalando una amenaza y agresividad que yo palpablemente sentía.

Le tenía verdadero terror a ese individuo, que parecia adivinar que yo salía a curiosear a mi puerta. En las noches, clarito sentía esa mirada criminal y nauseabunda recorriendo desde mis zapatitos hasta mi coronilla. Jamás supe cómo se llamaba ese conventillo de mala muerte, ni en qué sitio de Montevideo estaba enclavado.

(*) Conventillo, en otros países y ciudades les llaman “vecindades, favelas, mediomundos, ciudades perdidas, chabolas, barracas.”

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

00000) Hola, he vuelto

Estimados amigos y lectores: he decidido regresar a este antiguo sitio WordPress para escribir una serie de vivencias que he tenido en todos los órdenes. Es algo así como una especie de autobiografía la cual espero sea leída por los familiares que me sobrevivan.

Van numeradas, pero NO en orden cronológico. Además, algunas veces pondré las iniciales, otras veces el nombre completo y en otras veces pondré “pistas” de quién o quiénes son las personas que interactúan conmigo en dichos relatos.

Así como la vida es una cadena de acontecimientos disímiles, extraños, tediosos, sorprendentes, fluidos y/o aburridos, mis relatos contendrán todos esos atributos y aún más.

Lo único que aclaro (tal como lo hizo mi platónico maestro, Carlos Castaneda) es que  todo lo que cuento fue “tal como ocurrió”.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

AVISO – AVISO – AVISO – AVISO

Debido a que WordPress tiene muchas fallas y grandes dificultades en sus aplicaciones, me voy al viejo Blog que nos proporciona Google.

A partir de hoy, 5 de julio 2011, me podrán seguir en http://linajenagual1723.blogspot.com 

Con afecto naguálico…

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Calendario Olmeca-Maya-Mexica=Tolteca 2

Recapitulando:
– Un tonal es una combinación de número y signo que le da nombre a un día. Hay 260 tonales en este calendario. El primer tonal se llama Se Sipkaktli, “1 dragón”. El último tonal se llama Ma’tlaktliomei Shochitl, “13 flor”. Cada grado tenía su aspectación. Los impares por lo general eran buenos y los pares malos. Los últimos cuatro grados (es decir, los tonales de número 10 al 13) siempre eran buenos. Rectificación: en el segundo mensaje de esta dicusión debí terminar diciendo “hasta el signo de Caña”. Recapitulando:
– Un cargador es un tonal que le da nombre a un ciclo, que puede ser un año o una duración superior. Todos los ciclos de este calendario tienen su cargador, que es el tonal que les da identidad. Hay 52 cargadores de años en un momento dado de la historia. Los 52 cargadores son los nombres de los años.
Respondiendo a una pregunta anterior: ¿por qué los años se llaman como se llaman? Respuesta: porque los tonales se contaban de corrido, sin salto por causa de los días Nemontemi, y eso hacía que el siguiente año comenzara un númeor y cinco signos depués. Ya sé que eso es diferente a lo que se nos enseña en la tradición mexica, pero ni modo: los hechos son los hechos. Una observación: los números de Anawak tenían una base vigesimal. Las cifras entre el 11 y el 19 se construían con la partícula relativa On, “en unidad con”.
Cuando llegaron los españoles, introdujeron una numeración decimal. Es por eso que la forma de componer y pronunciar los números ha sufrido mucno en los últimos siglos. En la actualidad, las cifras entre el 11 y el 19 se componen con la partícula Iwan, “y”, tomada de la estructura numérica del español (diez “y” seis, diez “y” siete, etcétera). Otra nota: en el habla popular se omitía la expresión Ma’tlaktli en las cifras del 11 al 14, las cuales quedaban como: Onse, Omome, Omei y Onnawi. Es por eso que los mexicas interpretaban el nombre de Ometeotl como la composición de OMEI, trece + TEOTL, divino, es decir, “divino trece” (fuente: Teogonía e Historia de los Mexicanos). No hau ni un ciclo de este calendario que se llame únicamente por un número o por un signo. Todos los nombres de ciclos eran caombinaciones de número y signo. Dicha combinación o Tonal (llamada en maya Kin) era la piedra de fundamento. Recapitulando:
El calendario de Anawak emplea 13 números que se llaman en nawatl:1, Se 2, Ome 3, Yei 4, Nawi 5, Makuilli 6, Chikuase 7, Chikome 8, Chikuei 9, Chiknawi 10, Ma’tlaktli 11, Ma’tlaktli onse 12, Ma’tlaktli omome 13, Ma’tlaktli omei Una nota general: llamarle “calendario” o “cuenta del tiempo” a este sistema es equívoco porque no sólo servía para medir el tiempo, sino también el espacio, y ordenaba el simbolismo cosmogónico y la teología. En consecuencia, empleamos el término “calendario” sólo porque en español no hay otro que indique con más precisión de qué se trataba este mecanismo. Por si quedan dudas de por qué digo que los rumbos de los signos calendáricos siguen el orden ESTE – NORTE – OESTE – SUR, pego de nuevo una cita tomada de una fuente mexica: “La aspectación del signo diario comienza su trabajo a la medianoche, siendo su comienzo una estrella determinada, y concluye su trabajo al mediodía. Entonces comienza el tiempo y la fuerza del ave preciosa (los Trece Señores Diurnos), la cual avanza desde el mediodía hasta la medianoche, cuando de nuevo empieza a trabajar un signo (tonal). Siempre es así.” (Historia de los Mexicanos) ¿Se necesitan más datos? Porque en las fuentes hay montones de citas que confirman lo anterior. Pregunto. ¿alguien conoce alguna cita fuente, preferiblemente escrita por un cronista nativo o por algún español de los primeros tiempos, que diga que los años comenzaban con 6 horas de diferencia? Ahora pasemos a otro asunto: el horario mesoamericano. Varios cronistas reportaron que los días comenzaban siempre a la media noche. Cito algunos de ellos: “Hasta mediodía ninguno (de los monjes) comía… La cena (era) a las cinco de la tarde. (Luego, el Superior) les invitaba a ver el gran sacrificio que se había de ofrecer a la medianoche, y regresaba con esto (el ciclo diario).” (Historia General de las Indias) “La aspectación del signo diario comienza su trabajo a la medianoche, siendo su comienzo una estrella determinada, y concluye su trabajo al mediodía. Entonces comienza el tiempo y la fuerza del ave preciosa (los Trece Señores Diurnos), la cual avanza desde el mediodía hasta la medianoche, cuando de nuevo empieza a trabajar un signo (tonal). Siempre es así.” (Historia de los Mexicanos)Primero les pego una cita de Arturo MEza. Observen que no lo da como una aofmración rotunda, sino como una posibilidad, pero en la actualidad ya lo pasan como si fuera algo de tradición, sin serlo:
“Para nuestras culturas, los días no tenían necesariamente que comenzar a la media noche… Pensamos que todos los años del sistema calendárico mexicano eran regulares y de la misma duración, comenzando los días de cada año un cuarto de día después de como comenzaron en el año anterior. ” (Hueyi Tlalnamic Tonalamatl, Gran Libro Agenda del año 2001) Pregunto. ¿alguien conoce alguna cita fuente, preferiblemente escrita por un cronista nativo o por algún español de los primeros tiempos, que diga que los años comenzaban con 6 horas de diferencia? ¿Por qué comenzaban los días del calendario de Anawak a la medianoche? Porque es a esa hora cuando el sol comienza a ascender. Por lo tanto, se consideraba que era el comienzo real del día. Una vez aclaro que los años mesoamericanos no comenzaban con 6 horas de atraso, surge la pregunta: entonces, ¿cómo resolvían el exceso de casi un cuarto de día cada año? Pues, como sabemos, la cantidad de días del año no es 365, más 5 horas y 49 minutos, es decir, casi un cuarto de día más. Ese cuarto de día es la causa de que nosotros contemos un día de más cada 4 años (el bisiesto). ¿Cómo resolvieron los anahuacas este problema? Siguiendo la costumbre de esta academia, no vamos a responder nosotros, dejemos que sean los mismos usuarios y testigos oculares de este calendario, quienes lo hagan. Afortunadamente, quedó mucha información sobre este punto en las fuentes, de modo que no hay duda. Afirma el cronista Motolinia:
“En esta tierra de Anahuac contaban los años de cuatro en cuatro… Contaban, si no me engaño, dieciocho veces ochenta (días) y la (fiesta) que se hacía de cuatro en cuatro años era fiesta solemne para toda la provincia… (A esta duración) le llamaban Año de Dios.” (Historia de los Indios I.9) Cita de Sahagún:
“En lo que se dice que faltaron en el bisiesto es falso, pues en la cuenta de su calendario contaban 365 días, y cada cuatro años contaban 366.” (Historia General) Cita de Francisco de Burgoa, hablando de los mixtecas:
“Dábanle dieciocho meses de a veinte días y otro más de cinco, y este al cabo de cuatro años como nuestro bisiesto lo variaban a seis días, por las seis horas que sobraban cada año… y llamaban en su lengua a aquellos seis días «mes menguado, errático».” (Geográfica Descripción II.24). Cita del Códice Magliabecchi, a partir de un informante mexica:
“De cuatro en cuatro años traen su círculo, aumentando el número de los días (Nemontemi) y tornando a escribir el mismo nombre con que comenzó (el Nemontemi). ” Cita de Diego Durán:
“Hacían su bisiesto tal como nosotros le hacemos. Si notamos la figura de la pintura, veremos que encima de un cerro está pintada la letra dominical que a ellos les era principio de mes. Y aunque este día acababa en el signo de Rosa (Shochitl), tenían otra juntamente con ella para mudar la rosa en cabeza de sierpe (Sipaktli).” Cita de Cristobal del Castillo, noble texcocano:
“La cuenta del año contiene dieciocho veintenas y cinco días, más seis horas (con las cuales) se reduplica un bisiesto cada cuatro años. Esta duplicación tiene lugar en los años Tecpatl.” (Cristóbal del Castillo, Historia de los Mexicanos, ms. 305 f. 127 v) Cita de Diego de Landa, hablando de los mayas yucatecos:
“…tenían su año perfecto como el nuestro, de dieciocho (veintenas) más cinco días y seis horas. De estas seis horas hacían cada cuatro años un día, y así tenían de cuatro en cuatro años uno de 366 días.” (Relación de las Cosas de Yucatán) Cita de un sacerdote maya:
“Campel Haab ixmakaba, lay liqil – de cuatro en cuatro años cae un día sin nombre.” (Códice Maní) Como vemos, mayas, otomíes, mixtecas, mexicas y texcocanos coincidieron en decir que su calendario tenía un día extra cada 4 años. Por lo tanto, no es posible que comenzara con un recorrido de 6 horas, como se viene diciendo desde hace unos 20 años a nombre de la tradición. Para quenes deseen verificar pego una imagen del Códice Telleriano, de un informante mexica, en la cual se ve el glifo de los días Nemontemi con 6 vírculas, como leerán encima, el propiocódice afirma que este día extra equivalía al 29 (XXIX) de febrero. Encontrarán más información en esta página:
http://nawatl.com/cursos/calendario/calendario3.1.html

Publicado en Anawak Toltekatl

Calendario Olmeca-Maya-Mexica= Tolteca

Se acerca el año 2012 y hay revuelo mundial porque desde hace unos 10 años se habla de las “profecías mayas” y un fin del mundo. Todo se debe a un escritor (Argüelles, QEPD) y su poca profundidad en entender el calendario.
El calendario desarrollado aquí fue/es el más exacto creado por la humanidad. Por ejemplo, nuestro calendario gregoriano tiene una serie de ajustes cada 4 años y contiene meses de 28, 29, 30 y 31 días. El día no es exactamente de 24 horas y otras irregularidades más.
Como bien sabe el querido lector, nosotros estamos convencidos y mejor aún, hemos comprobado, que la cultura que unió a la mayoría de las grandes civilizaciones mesoamericanas (e inclusive, es probable también a la zona andina o Tawantisuyu) fue la tolteca. La toltequidad era/es el summun, lo máximo a lo que podía aspirar un ser humano, pues era convertirse en un ser perfecto, sabio, energético y cuasidivino.
Cuatro elementos básicos unían a todas las naciones del México antiguo:
1) el calendario propiamente dicho, basado en la combinación 13:20 -uno de 260 días, sagrado- y otro de 360 (ó 365) civil.
2) La absoluta devoción en la divinidad representada por la Serpiente Emplumada (Ketsalkoatl, Gucumatz, Kukulcan, Viracocha) y sus “enviados”.
3) Un sistema matemático de naturaleza vigesimal.
4) La toltequidad en sí.
En estos mensajes me dedicaré al Calendario, pues hay muchas versiones. Salvo aclaración, todos son comentarios del maestro nagualista Nawiakatl. A riesgo de repetirme, debo dejar claro lo siguiente: después de años de estudiar el calendario, estoy seguro de que era uno sólo.
Carencias informativas…
Al analizar los argumentos de los diversos grupos de la tradición, he notado que no soportan una crítica seria. Considero que la idea de que había varios calendarios es únicamente para justificar carencias informativas o falta de deseos de investigar, y eso no es justo con el legado de Anawak. Ahora bien, invito a quienes opinan diferente, a que prueben que en Anawak había varios calendarios, pero no con la palabra de fulano o mengano, sino con datos tomados de las fuentes documentales del México antiguo. Los abuelos de hace 500 años sabían más que los de ahora.
Errores de Arturo Meza…
Vamos a poner las cosas en orden. Quien dice que Ehecatl es un signo del sur no es un informante antiguo, sino Arturo Meza. Las fuentes mesoamericanas dicen lo contrario. Para salir de dudas, vamos a consultar lo que escribieron los informantes mexicas. A fin de entender la siguiente cita, tengamos presente la correlación de rumbo y horario:
Este – Amancer
Norte – Medianoche
Oeste – Atardecer
Sur –Mediodía
(La prueba de que esta es la correlación correcta, es que el norte se relaciona con el Miktlan o inframundo, un rumbo que, obviamente tiene que ver con la medianoche.) Ahora bien, te invito a que calcules a qué rumbo y horario pertenece Ehecatl, a partir de la siguiente fuente:
“Los nombres de las figuras dedicadas a las cuatro partes del mundo son estos: Tochtli, conejo, dedicado al mediodía; Acatl, caña, dedicado al oriente (amanecer); Tecpatl, pedernal, dedicado al norte (medianoche); Calli, casa, dedicado al poniente (atardecer).” (Suma Indiana, Astrología Natural)
¿Por qué todavía muchos grupos de tradición invierten los rumbos de los signos? Esto se debe a que, hace algunos años, Arturo Meza propuso una hipótesis: que los años se recorrían en 6 horas para resolver el bisiesto. Esto no lo dice ninguna fuente; al contrario, tanto mexicas como mayas afirmaron que ellos tenían otra solución. Dicha hipótesis (que hoy se acepta como si fuera cosa “de Tradición”) generó el siguiente problema: se sabe que los cargadores son Casa, Conejo, Caña y Pedernal, cuyos horarios originales son atardecer, mediodía, amanecer y medianoche. Si se hubieran aplicado estos horarios, en lugar de sumar un día cada 4 años, se lo habrian restado. A Meza le pareció normal invertir los horarios del norte y el sur, sin darse cuenta de que, de ese modo, el norte se relaciona con el mediodía y el sur con la medianoche, lo cual es incnogruente con el resto del simbolismo calendárico.
La moraleja de esta historia es que hay que verificar las afirmaciones a partir de las fuentes; no se puede estar inventando porque el calendario es un mecanismo muy sensible y si le saltas un engrane, ya todo sale mal
(Maestro Atlachinolli) Metiendo mi cuchareta en la discusión, me parece muy bien que te hayas interesado en las cuentas calendáricas. Cierto que el calendario sirve a una razón empírica o práctica, pero también hay que tener en cuenta las fuentes, es decir, los códices y demás documentos porque, finalmente, ellos tienen la última palabra. Yo también comencé por la escuela de la tradición mexica, pero se me ocurrió contrastarla con las fuentes y resultó que no funcionaba. No me quedó más remedio que hacer los cálculos. En esta página encontrarás 6 o 7 correlaciones que coinciden, en las tablas de abajo. http://nawatl.com/cursos/calendario/calendario4.3.html
Eso desmiente la afirmación de la tradición que de “la única correlación confiable es la de la caída de Tenochtitlan”. Respecto a los días Tameme’ o “cargadores”, son aquellos que le dan nombre al año. Por ejemplo, un año 1 Casa tiene el tameme 1 Casa. Ese día tiene valor astronómico, pues es el paso cenital del Sol en la latitud en que fue inventado el calendario.
(Nawiakatl) Generalmente se traduce Sipaktli como “cocodrilo”. Sin embargo, el cocodrilo se dice en nawatl Akuetspalin. El Sipaktli es dibujado en las fuentes como un reptil con plumas o alas que echa fuego por la boca, y eso sin duda alguna equivale al concepto universal del dragón.
(Atlachinolli) Sí, de hecho ya comenzamos a tocar algunos aspectos de la cuenta del tiempo. Es algo básico si se quiere entender lo demás. Por lo pronto, y a modo de repaso de nawatl, aquí van los nombres de los 20 signos:
SIPAKTLI, Dragón
E’EKATL, Viento
KALLI, Casa
KUETSPALIN, Lagartija
KOATL, Serpiente
MIKISTLI, Muerte
MASATL, Venado
TOCHTLI, Conejo
ATL, Agua
ITSKUINTLI, Perro
OSOMATL, Mono
MAINALLI, Hierba
AKATL, Caña
OSELOTL, Ocelote
KUAU’TLI, Águila
KOSKAKUAU’TLI, Buitre
OLIN, Movimiento
TEKPATL, Pedernal
KIAWITL, Lluvia.
La verdad es que el calendario de Anahuac era uno sólo. La idea de que había varios calendarios surgió en algunos antropólogos europeos (por ejemplo, Soustelle), quienes afirmaban que los anahuacas fueron incapaces de unificar sus instituciones científicas. Esa idea pasó luego a los grupos de tradición mexicas y mayas y les vino como anillo al dedo para justificar sus diferencias. Sin embargo, las fuentes (códices, cronistas nativos y españoles) son unánimes en decir que había un calendario. Asimismo, las correlaciones que se conservan (cerca de 40), corroboran este hecho. Las diferencias que existen en la actualidad entre los grupos de tradición no son antiguas, sino que surgieron a raíz de la publicación del libro México a Través de los Siglos en 1880. Esto se puede comprobar consultando la documentación generada por los grupos de tradición durante el siglo XX.
En atención a la pregunta de Katia, aquí van unos principios elementales del calendario anahuaca, o mesoamericano como se le dice en la academia. Lo primero que debes tener en cuenta, es que había un sistema calendárico general con dos aplicaciones: la civil, usada en todo el territorio, y la katúnica, mal llamada “maya”, empleada sólo, hasta dando se sabe, por olmecas, mayas, zapotecas y algunos pueblos menos conocidos del sur. Es erróneo hablar de un calendario “mexica” o “azteca”, puesto que los mexicas no lo crearon, sino sus antepasados los olmecas, a los cuales nos referiremos en adelante como Toltecas, puesto que el término olmeca es de invención reciente (1941). La huella más antigua de este calendario data del año 2000 antes de Cristo, y aparece en un relieve de Acapulco, Gro. Sin embargo, la evidencia interna afirma que el 5to. Sol, en el cual estamos viviendo, comenzó en febrero del 3122 antes de Cristo, y yo pienso que eso refleja un hecho histórico; es decir, que fue entonces cuando los sabios crearon el calendario. Este calendario tiene una base que se llama en nawatl Tonalpowalli, “la cuenta de los tonales”, y en maya Tzolkin, “el mecanismo de los días”. Debo decierte que el término Tzoklin también es reciente, no es “de tradición”, lo inventó William Gates en 1921. El tonal es un día calendárico, es decir, una fecha (no confundir con el día natural). Todo tonal se compone de un número del 1 al 13, y de un signo del 1 al 20. Ya pegué en un comentario anterior los nombres en nawatl de los signos. Como es obvio, el tonalpowalli tiene 260 tonales, a los que algunas personas le llaman “año sagrado”, aunque no es propiamente un año, sino una base de nombres. Con esa base se denominan los ciclos superiores.
El ciclo civil por excelencia, es decir, el que se usaba en las operaciones civiles, en poner nombre a los niños, en la “astrología” tolteca (si se le puede llamar así), era el año, cuyo nombre nawatl es Shiwitl, en maya Haab. El año civil o Shiwitl tenía 365 días, repartidos en 18 veintenas llamadas Metstli, “lunas”, más 5 días que formaban un paquete especial llamado en maya Wayeb y en nawatl Nemontemi. Este último término se compone de Nen, “faltante” + On, partícula de relación + Temi, “lleno”, así que significa “(los días) faltantes para completar”.
¿Cómo se mezclaban el Tonalpowalli y el año civil? Rotaba el primero a través del segundo.  73 rotaciones del tonalpowalli equivalen a 52 rotaciones del año civil, de ahí la importancia del ciclo de los 52 años: era la recurrencia de los tonales y los días naturales .En los grupos de tradición del altiplano (no en los del resto del territorio) se tiene una curiosa teoría: que al llegar los cinco días Nemontemi, el calendario daba un “salto”.
Eso no es cierto. Los cronistas explicaorn con suficiente claridad que los tonales seguían contándose de corrido. Ahora te voy a explicar por qué. Si das un salto de 5 días a fin de que la siguiente veintena comience en Sipaktli (el primero de los 20 signos), entonces tenemos que todos los años comienzan en Sipaktli, combinado con uno de los 13 números. En otras palabras: el ciclo de los años es de 13 años, no de 52.
¿De dónde sale el ciclo de los 52 años? Muy simpoe: si divides 356 entre 13, eso te da 28 trecenas más 1. Si divides 365 entre 20, eso te da 18 veintenas más 5. En otras palabras, el año comenzaba en el siguiente número de la trecena, pero 5 signos de veintena depués.
Puesto que tenemos 20 signos, eso significa que el año sólo podía comenzar en 4 de los 20 signos, asociados a los 13 números. Por ejemplo, si un año se llama 1 Casa, el siguiente se llamará 2 Conejo, el otro 3 Caña, el otro 4 Pedernal, el siguiente 5 Casa, y así sucesivamente, hasta agotar los 13 números y los 4 signos.
Como 13 x 4 es igual a 52, ésa es la explicación de por qué los años se llaman como se llaman, y por qué sólo hay 52 nombres de año en una época dada. Por si queda alguna duda de que los nemontemis NO se contaban aparte, y que el año, en la época mexica, NO comenzaba en el signo de Sipaktli, sirva esta afirmación de un informante mexica, recogida en el Códice Magliabecchi:
“Es de notar que siempre comienza el año en un día de cuatro: en uno que llaman Acatl y de allí toma nombre, o en otro que llaman Calli y de allí toma nombre, o en otro que llaman Tecpatl y de allí toma nombre, o de otro que llaman Tochtli y de allí toma nombre.”
Y exactamente lo mismo dice el informante maya: “Acabándose las dieciocho veintenas se han de contar cinco días excedentes siguiendo el consecutivo de los nombres, y al sexto número cae el cargador del año que entra.” (Chilam Balam de Mani)
Creo que ya quedó claro qué es un cargador: un tonal o combinación de número y signo que le da nombre al año. Por ejemplo, el presente año 2011, tiene el cargador antiguo 12 Caña, y el cargador moderno 8 Agua. Los cargadores antiguos ya están desfasados 4 días con respecto a los astros, por eso es que hay rectificarlos periódicamente. Pero ese es un mecanismo de orden superior, así que no lo analizaremos por ahora.
Publicado en Anawak Toltekatl | 4 comentarios

Carlos Castaneda, sólo hubo uno (Segunda Parte)

Me parece que es la primera vez que alguien recopila los datos físicos del Nagual CC. Si hubo alguien antes, favor de avisarme dando la liga correspondiente. Los detractores no hallan consuelo a su fracaso en el ámbito del intento, del ensueño y de la maestría de estar consciente de ser.
El Volador particular que tienen les impulsa a denigrar, minimizar o falsear la experiencia personal del Nagual CC en un fútil y desesperado intento suicida que justifique su derrota total. Se han vuelto Tiranos, tal como lo predijo el otro ser maravilloso (¡y real!) Don Juan Matus Bacasegua. Creen, puerilmente, que atacando ad hominen podrán desviar la atención hacia la más grande, importante, y poderosa propuesta que ha conquistado el Hombre: el Nagualismo. El nagualismo real, ése que te enseña a ahorrar energía, adquirir poder, volar en las alas del intento, ser libre, desapegado, amoroso, abstracto, mágico y eterno, no el “naGHualismo” barato, trivial, aberrante, desviado, desenfocado, incoherente, falso, esclavo, concreto y enano, que pregona -entre otras aberraciones jocosas pero que causan tristeza en el fondo- que “ser un nagual exitoso es comer en restaurantes caros” o sostener y ¡defender! el absurdo, criminal, suicida y demencial estado de cosas en que vivimos actualmente. (Defendiendo y promulgando los estúpidos valores tonálicos (in) morales, (anti) éticos, “buenos sueldos y ropas finas y elegantes”, y usando las corruptas leyes para agredir y “asesinar” al prójimo que se rebela contra tales imbecilidades.)

Sin olvidar mencionar a otro que fue más lejos aún en su enanez moral: el que afirma que el Nagual CC le “robó” todos sus apuntes sobre nagualismo, acecho, intento, ensueño, etc. que los había escrito desde los ¡8años! y que cuando fue a reclamarle, CC lo mandó asesinar tirándolo al mar…

O una de sus amantes, que lo denigra, calumnia e insulta post-mortem, afirmando que “sufrió” junto a él porque “lo amaba”, siendo que en 9 años de “padecimiento” no aprendió NADA de nagualismo, pero no tuvo escrúpulos de relatar sus “vivencias” en un libro el cual le redituó varios miles de dólares y una triste fama.

Y así se cuentan por decenas los infames detractores perdedores y derrotados, re-pinchesitos tiranillos muertos en vida.

A continuación, las fotos-prueba del único Carlos de Jesús Aranha Castaneda

Observe, estimado lector, estos detalles: nariz, cabello enrulado en la frente y la “entradita” sobre la ceja izquierda, la oreja y especialmente, la boca de labios finos. Esta foto es del Nagual CC tomada en 1962.

Compare la exactitud de la sonrisa y los labios finos del Nagual. Esta foto es de los 60´s (finales) cuando se licenció -creo-. No cabe duda de que es la misma persona de la foto superior.

Reveladora foto: misma nariz, cabello enrulado sobre la frente, la “entradita” sobre ceja izquierda, nariz idéntica y labios finos. Esta foto es de una dizque ex-esposa y fue tomada en los 70´s.

Otra vez aparece la “entradita” en la frente, sobre ceja izquierda, que comenté en la primera foto del 62. Ésta fue tomada en 1981 y aparece en un libro de su principal detractor, Richard B.de Mille, lo que garantiza su autenticidad. Revise oreja, mentón y especialmente, nariz. Es la misma persona y ya estamos a 19 años de aquella primera de 1962.

Ésta es de 1997, a 35 años de la del 62 y el Nagual está practicando Tensegridad. Observe la misma nariz, el mismo mentón y hasta el pelo enrulado y su infaltable “entradita”. Foto auténtica tomada con teleobjetivo tomada por su ex- abogado y persona de ultra confianza, “Corey Donovan”, que a la postre lo traicionó vilmente.


Ésta es de 1998, el año de su partida de este bucle energético en el cual vivimos. En ella se aprecia el mismo mentón, la misma nariz y el mechón enrulado de cabello sobre su frente que permite adivinar la “entradita” que siempre tuvo.

Conclusión: siempre hubo UN Carlos Castaneda.

Publicado en Carlos Aranha Castaneda | 5 comentarios

Carlos Castaneda, sólo hubo uno (Primera Parte)

Algunos autores, comentaristas y advenedizos en general han intentado sembrar la duda sobre la personalidad del Nagual Carlos Castaneda. Lo han atacado con una considerable cantidad de chismes, de entre los cuales destacan que fue pederasta, mujeriego, drogadicto, plagiador, mitómano y creador de una o varias sectas. Entre los kiname o nagualistas o templarios de Ketsalkoatl, estamos convencidos de que siempre un Hombre de Conocimiento, un Vidente, es agredido de múltiples formas, incluso de plano se le busca o encarcelar o asesinar. En el caso de CC los que lo atacan lo hacen porque su testimonio naguálico realmente les hace temblar de pies a cabeza. Como todo buen nagualista, CC fue un transgresor, un subversivo, un romperreglas por antonomasia. ¡Es que es la única forma de salir de la estupidizante, autocomplaciente, aburrida y denigrante vida tonálica! Si no transgredes las supuestas “leyes” inamovibles, entonces no estás en el Nagual. Me referiré a una de las calumnias más recurrentes: “… hubo varios Castaneda´s.” Primeramente, sin que se den cuenta, le están haciendo un gran favor. En el fondo creen que TUVO que haber varios CC´s porque es casi imposible que en UN solo hombre cupiera tanta ciencia, filosofía, antropología, herbolaria, cosmogonía, videncia, magia, sapiencia, etc. etc.; la mente lineal del Tonal a esa conclusión llega previsiblemente. Según testigos que le conocieron en PERSONA, solamente hubo un Castaneda.

“Es de estatura menos que mediana, complexión robusta, color moreno, cabello crespo y fisonomía mestiza”

“Y, una vez me tocó verlo semidesnudo, estaba en un hotel y nos recibió al cineasta Jorge Fons y a mí. Por primera vez lo veía sin camisa, y tenía una corpulencia… ¡de fisicoculturista, tipo Schwarzenegger! Y era evidente que éste no iba al gimnasio, así que le pregunté, “¿puta, pero cómo puedes estar tan mamado, mano?” Y me contestó “pues por la pinche vida que me hace hacer don Juan”. “Y eso no es nada”, siguió, y se subió el pantalón y me mostró un músculo muy raro que le salía en los tobillos, una bola dura que según él sólo aparece cuando se ejercita lo que él llamaba “el paso de poder”, o el “correr en la oscuridad”.”

“Era joven, de baja estatura y fuerte constitución: hombros poderosos y cabeza grande. Sus ojos oscuros irradiaban una divertida curiosidad.”

“Tenía las pulidas maneras de un viejo caballero. Sus manos eran suaves al tacto pero fuertes, hermosas y de tremendo poder. Varias veces, con gran facilidad, me alzó por encima de su cabeza, tal vez no una gran hazaña dado mi escaso peso, pero impresionante visto que estábamos parados sobre cornisas de arcilla y sólo me aventajaba en altura por cuatro o cinco centímetros.”

“Sus dientes eran inmaculadamente blancos y parejos, como los de un niño; y su rostra a la vez dulce y travieso.” “Sus ojos oscuros y brillantes que no eran negros ni color castaño sino del color de las cerezas maduras. Un ojo parecía reír de mí, mientras el otro se mantenía serio, ominoso y amenazador.”

“Su pelo era corto y enrulado”. “Y su rostro era cobrizo.”

“Era dueño de una profunda pero clara voz de barítono.”

“Su ecuanimidad era extraordinaria. Nada parecía confundirlo ni hacerle perder el control. Incluso cuando gritaba sus gritos sonaban a falso.”

“Su rostro tenía dos lados y manejaba dos estados de ánimo. Sus ojos: el derecho abierto y amistoso; el izquierdo ominoso y amenazador.”

“Las mujeres caían encantadas ante él por su extrema generosidad.”

“El sol hacía resaltar su perfil, sus cabellos negros y enrulados cayendo sobre su frente, los pómulos cincelados, su fuerte mentón y nariz, sus labios finos le daban un aspecto romano.”

“¿Haz olvidado que soy enano, negro y de aspecto insignificante?”

“Nunca lo pierdas de vista. Sus acciones te guiarán de manera tan sutil que ni siquiera te percatarás de ello. Isidoro Baltazar (Carlos Castaneda) es un guerrero impecable e incomparable. …si lo observas cuidadosamente verás que él no busca amor ni aprobación. Verás que permanece impávido bajo cualquier situación. No pide nada, pero está dispuesto a dar todo de sí mismo. Aguarda permanentemente una señal del Espíritu en forma de una palabra amable o un gesto apropiado, y cuando lo recibe expresa su agradecimiento redoblando sus esfuerzos. …se reduce él mismo a la nada para escuchar y observar, para así poder conquistar y ser humillado en la conquista, o ser derrotado y enaltecido en la derrota. Si observas con cuidado, verás que Isidoro Baltazar no se rinde. Pueden vencerlo, pero no se rendirá y por encima de todo, Isidoro Baltazar es libre…”

“… Isidoro Baltazar representaba para mí algo más que un misterio. Era indiferente a horarios y rutinas. Aparecía y desaparecía cuando le venía en gana. Día y noche le eran indiferentes. Dormía cuando estaba cansado -casi nunca- y comía cuando tenía hambre -casi siempre-.”

“Trabajaba con una concentración asombrosa, siendo su capacidad para estirar o comprimir el tiempo incomprensible para mí.” “Vivía en permanente movimiento, ágil y activo, siempre listo para encarar algún proyecto. Su vigor era lisa y llanamente increíble.”

“La fuente de su inagotable energía era la falta de preocupación por sí mismo. Anidaba en él una alegría, un gozo en lo sutil y sin embargo poderosa influencia que me llevó a cambiar sin que yo lo notase.”

“No era posesivo y su directiva nunca se vio adulterada por promesas o actos de sentimentalismo.”

“Sus actos y decisiones eran fluidas, sea cual fuere su resultado. Y su finalidad está medida por la plena responsabilidad que asume por ellos, sean triviales o con significado.”

“Debes entender que no puedes correr tras Isidoro Baltazar. Él ya no está en el mundo.”

 “El viejo nagual, así como Isidoro Baltazar, mediante su mera presencia afectan todo lo que les rodea, sean éstos sus compañeros hechiceros o gente común y corriente, haciéndoles patente que el mundo es un misterio donde nada, bajo ninguna circunstancia, puede darse por sentado.”

“… pero uno era joven. Tenía la piel morena; era bajo y parecía muy fuerte. Su pelo era negro rizado. Hacía animados ademanes al hablar y su rostro estaba lleno de energía y expresividad. Tenía algo que lo hacía descollar entre todos los demás. Mi corazón dio un brinco e inmediatamente me sentí atraída por él…”

Publicado en Carlos Aranha Castaneda | Deja un comentario

¡Hola mundo!

En este sitio iré guardando todo el contenido de mi página www.julio-diana.com como respaldo.

Actualización: el sitio mencionado lo abandoné y un sujeto inmoral y mentiroso lo compró como ese perro que espera junto a la mesa a ver si caen migajas para comer algo. Si vas allí te encontrarás con los mismos trillados argumentos falsos sobre mi quehacer y mi persona producto de su mente fantasiosa y retorcida, típica de alguien que padece Envidia permanente. En caso de que lo afirmado por este pobre pendejo te “resuene” o quieras preguntarme algo al respecto, no dudes en escribirme aquí en los comentarios o a mi correo  yeitekpatl@gmail.com 

21 de marzo de 2016

Publicado en General | Deja un comentario

Kinam, Programa_03 TV 18 de diciembre 2010

http://www.ustream.tv/flash/viewer.swf

Publicado en Kinam TV | Deja un comentario

TEZCATLIPOCA – TESKATLIPOKA

Siempre hemos considerado, los toltecas, que Ketsalkoatl y Teskatlipoka son lo mismo, las dos caras de una misma moneda. Hay innumerables pruebas de ello en ilustraciones de códices en los que se ve un personaje con los atributos de ambas energías: sombrero cónico de piel de jaguar, “pico de pato”, caracol cortado, pie izquierdo con espejo de obsidiana humeante, etc. etcétera.
En esta ocasión, pondré un texto poco conocido que son palabras de Teskatlipoka mencionando atributos y datos que son de Ketsalkoatl.
Disfruten esta belleza, un mensaje dirigido a los Toltekas de todos los tiempos…

“¡Por fuerza has de pisar el país negro y rojo! Allá te espera desde el comienzo del tiempo un Señor anciano, tu verdadero Padre. Él te dará en herencia un reino nuevo, mejor que éste que aquí posees. Ese Señor es el Sol que nos alumbra, y su reino, el campo mágico de las infinitas mariposas. Entre vosotros os comprenderéis cuando llegues a su presencia: cuerpo tendrás de mancebo y como niño te tornarás.”

Publicado en El Retorno de Ketsalkoatl | Deja un comentario